¿Es posible mejorar la renta de los agricultores?

Billetes-MundoRuralDigital

Al gestionar una explotación agraria no siempre se hace con mentalidad de empresa, pero en agricultura, al igual que en el resto de actividades económicas, es imprescindible marcar una mínima rentabilidad, lo que empieza por intentar maximizar el beneficio.

 

El beneficio, entendido como concepto económico, se puede definir como la diferencia entre los ingresos y los costes. De entrada interesará que los ingresos sean los máximos. En una explotación agraria los ingresos serán básicamente los derivados de la venta de la cosecha y por lo tanto es la cantidad resultante de multiplicar las unidades obtenidas (y vendidas) por el precio unitario que se consiga en el mercado. La gran dificultad de los agricultores en la actualidad para lograr un precio en origen justo, que además sea acorde a las buenas calidades que se han logrado con gran esfuerzo a lo largo de la campaña, la tratamos en otro post.

 

Por otra parte están los costes, los cuales interesan que sean los mínimos. Costes hay muchos (piénsese en todos los aspectos que hay que sufragar desde que se siembra una planta, se le hace crecer, recolecta, envasa, transporta, conserva y llega al consumidor final), aunque de todos ellos los más significativos para el agricultor son sus costes de producción. En el cómputo de los costes de producción deberá contemplarse la cantidad de dinero que se necesita para sufragar los insumos (agua de riego, abonos, fitosanitarios, etc.) así como la mano de obra empleada en todas las labores, además de otros conceptos económicos derivados del uso de las instalaciones, la maquinaria o la plantación, entre otros.

 

Por lo tanto una manera rápida de definir la renta agraria, es vinculándola con el concepto de beneficio, el cual definimos así:ecuacion-beneficio-Mundoruraldigital

Si de lo que se trata es de maximizar dicho beneficio entonces,

Max-ingreso-Min-costes-Mundoruraldigital

Por lo tanto si costes y precios son los principales componentes de las rentas,

¿qué actuaciones se podrían proponer para mejorar los mismos?.

 

Actuaciones con efectos en los costes

 

Aumentar los rendimientos. Es la forma más directa para disminuir el coste unitario, lo que exige optimizar las técnicas de cultivo, tener plantaciones sanas, homogéneas, con marcos de plantación adecuados, etc.

 

Sustituir factores de producción por técnica. Es decir no usar tantos insumos sino usarlos mejor. Por ejemplo optimizar el riego y la fertilización mediante el riego por goteo, o determinar de forma más precisa los umbrales de tratamiento de plagas y enfermedades.

 

Adoptar y expandir la Agricultura Ecológica o al menos la Producción Integrada, ambas pueden suponer un ahorro por racionalización de las técnicas de cultivo, a la par que mejores precios por reconocimiento de un mejor producto por parte del cliente final.

 

Optimizar la plantación. Buscar el máximo desarrollo inicial o evitar alargar la vida útil de una plantación una vez que esta deja de ser rentable.

 

Incremento de la mecanización. Especialmente para reducir el coste por mano de obra en todas aquellas labores que sea factible mecanizar. Ejemplo la recolección en cítricos, puede representar entre el 60 y 70% de los costes anuales de mano de obra.

 

Actuaciones con repercusión en los precios

 

Aumentar el poder de negociación del agricultor va a ser directamente proporcional a su dimensión. Esto difícilmente puede cambiarse, y la agricultura española tiene una gran proporción de minifundio, pero cuando sea posible, se puede concentrar la oferta para intentar vender de forma conjunta, por ejemplo a través de cooperativas.

 

La clave está en diferenciarse del resto. Apostar por la calidad la cual necesariamente debe tener mejor precio. Esa diferenciación a veces será mejor calibre, o aspecto externo, pero otras veces será localizar un nuevo nicho de mercado, adelantar o retrasar el periodo de comercialización respecto a la competencia, diferente manera de comercializar el producto (envase, algunos procesos de transformación, etc), y por supuesto apostar por productos ecológicos, variedades locales o singulares que el cliente final esté dispuesto a pagar más.

 

Intentar vender directamente al consumidor final, usando cadenas cortas (es decir pocos intermediarios). Métodos como el comercio electrónico están facilitando mucho esta labor.

2 comments for “¿Es posible mejorar la renta de los agricultores?

  1. Camino
    15 septiembre, 2014 at 13:32

    Artículo muy claro y completo, como siempre poner en práctica es lo que cuesta.

  2. Alicia Namesny
    2 octubre, 2014 at 22:14

    Magníficos comentarios e información muy interesante. Totalmente de acuerdo con las propuestas para aumentar la rentabilidad de los agricultores. Felicitaciones!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *