Los numerosos valores del cultivo del arroz

arrozal-MundoRuralDigital

El arroz, junto con los agrios, es uno de los cultivos más representativos de la agricultura de la Comunidad Valenciana. Base de gran parte de nuestra gastronomía, el arroz es un cultivo que aporta numerosos valores al mundo rural.

 

Uno de sus rasgos principales del cultivo del arroz es que se trata de una especie cultivada por inundación permanente, al tiempo que se trata de un cereal del que se han obtenido elevados rendimientos, con bastante regularidad, y ha sido una base importante de la alimentación, muy decisivo en épocas de escasez, y con una demanda constante en épocas con suficiencia alimentaria.

A su favor juega su facilidad culinaria y el elevadísimo número de platos que pueden obtenerse con su utilización, solo o mezclado con productos muy variados, por lo que su nivel de consumo (y su demanda) está asegurado, ya que su papel en la cocina es como alimento principal y también complemento de gran número de recetas.

En España fue en la Comunidad Valenciana donde se inició su cultivo, probablemente traído por los árabes a principio del siglo VIII, época en la que ya alcanzó una extensión considerable. Desde entonces forma parte del paisaje que rodea a la ciudad de Valencia, y su superficie se concentra en los municipios que forman parte del Parque Natural de la Albufera, con una extensión que supera las 14.500 hectáreas.

Las características topográficas del territorio valenciano, en el cual los acuíferos que se recargan en las áreas del interior afloran en las zonas bajas de la amplia llanura litoral, favorecieron la extensión del cultivo, que pronto empezó a ocupar las tierras más llanas y de fácil suministro de agua, y algunas otras de carácter pantanoso (las marjales y humedales actuales).

En la Comunidad Valenciana llegó a haber 34.000 hectáreas entre los años 1925-1930. Después de estos años ha ido descendiendo, en parte por la implantación del cultivo en otras zonas, en principio en el Delta del Ebro y las Marismas del Guadalquivir, y también por el descenso de la rentabilidad, por lo que una parte de las tierras fueron dedicadas a otros cultivos, o para suelo urbanizable.

Funciones, importancia y limitaciones del cultivo del arroz

  • La importancia actual del arroz radica no solo en su función alimentaría, cuyo interés se mantiene aún con el crecimiento del nivel de vida, sino también por su inestimable e insustituible función medioambiental, ya que es la razón por la que muchas zonas húmedas siguen estando cuidadas y llenas de biodiversidad.
  • Se dice por ello que el arroz en España es uno de los cultivos que mejor responde al concepto de multifuncionalidad de la agricultura.
  • Es un cultivo al que le afecta duramente la liberalización del comercio mundial. La habitual formación de excedentes supone un duro freno para lograr un crecimiento justo de los precios, especialmente en origen.
  • Los precios en términos monetarios han variado muy poco, y salvo incrementos en los años 1994 y 1996, se han mantenido al mismo nivel en el tiempo, lo que implica una paulatina pérdida del poder adquisitivo del productor.
  • Como consecuencia del descenso de los precios en términos reales y el crecimiento de los costes, los márgenes van disminuyendo y lógicamente el interés por el cultivo reduciéndose entre los agricultores españoles.
  • Las explotaciones habituales en Valencia tienen una escasa dimensión, lo que junto a unos márgenes pequeños, hacen de ellas un sistema de producción inviable.
  • Los reducidos márgenes obligan a que, para tener continuidad se deba llegar a un grado de mecanización total y a la máxima eficiencia en el empleo de los medios de producción.
  • Las funciones del arroz son fundamentales en la conservación de humedales y mantenimiento de algunos Parques Naturales. Esta situación ha cobrado gran importancia a partir de la adhesión de España al convenio de Ramsar en 1982 y en las sucesivas reformas de la PAC. De hecho hoy prima una nueva orientación de las ayudas a la agricultura, y la aplicación de los principios de multifuncionalidad y ecocondicionalidad, en los que el cultivo del arroz es un protagonista innato.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *