Mundo Rural

 

La definición del mundo rural

En el diccionario español el término Rural se define como lo referente a la vida del campo y sus labores.  Por lo tanto al hablar de mundo rural se piensa en un entorno donde sus habitantes viven básicamente de los recursos naturales.

Dentro de lo rural se aplican diferentes escalas, pudiendo referirse a distintas partes de un territorio o región, aunque básicamente se asocia el mundo rural con pueblos cuya actividad principal es la agraria. En el concepto de agrario caben la agricultura y la ganadería, aunque en los entornos rurales también se dan industrias agroalimentarias, silvicultura, actividades de conservación ambiental o agroturismo.

El medio rural ha sido clásicamente definido en función del número de habitantes, criterio que no es del todo claro ya que este medio es mucho más heterogéneo que el urbano y existe una gran disparidad. Así, en lo que se entiende por mundo rural puede haber desde núcleos aislados de pocos habitantes y con un alto riesgo de abandono, hasta municipios cercanos a la ciudad y que se comportan en parte como ellas. En la actualidad hay una progresiva industrialización en zonas tradicionalmente agrarias, a lo que se suma la mejora de las comunicaciones, y todo ello hace que el ámbito rural se asemeje cada día más al ámbito urbano. La globalización y el acceso masivo a las nuevas tecnologías también suponen un mayor intercambio de información entre regiones y culturas muy distantes, por lo que el resultado final es, una mayor unifiormidad en la forma de comportarnos. Pese a ello, las diferencias sociales y culturales persisten, generalmente en detrimento del medio rural.

En España, el criterio de demarcación rural-urbano es variable. Así, el Instituto Nacional de Estadística (INE) define como hábitat rural a aquellas zonas donde los municipios poseen una población inferior a los 2.000 habitantes; como semiurbano o semirural si tienen entre 2.000 y 10.000 habitantes; y como urbano, a los municipios con más de 10.000 habitantes. Por otra parte, para la Statistical Office of the European (EUROSTAT) y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), el criterio es la densidad demográfica. Concretamente el umbral de ruralidad es de 100 hab/Km2 para EUROSTAT y de 150 hab/Km2 para la OCDE.

Tomando en cuenta estos criterios, el 80% de la superficie de España puede considerarse mundo rural. Es un vasto territorio en el que reside el 20% del total de la población, la cual se dedica principalmente a la actividad agraria, y que tiene un nivel de rentas que apenas alcanza el 50% de la media europea.

Rasgos principales del mundo rural

La diversidad es la característica principal del mundo rural, y más aún en la actualidad, cuando hay una clara ruptura entre el concepto de ruralidad y el de agricultura. Las actividades económicas se van diversificando en una continua necesidad de dar viabilidad a los pueblos, más allá de los tradicionales cultivos. Aún y así, la producción vegetal y ganadera son la base de la alimentación, y por lo tanto fundamentales tanto para las zonas rurales como para el conjunto de la sociedad.

Además de la importante la labor productiva de las zonas rurales, hay otras funciones que son claves: 1) la función demográfica, ya que la población no tiene porqué limitarse a vivir en núcleos industriales y urbanos, y son muchas las ventajas derivadas de una ocupación racional de todo el territorio ; 2) la función cultural, al ser las zonas donde se conservan las tradiciones y culturas más ancestrales y populares, y 3) la función medioambiental, ya que su actividad principal es responsable del mantenimiento de los paisajes y la biodiversidad de medio natural.

La evolución del sector primario y del mundo rural en España

En las últimas décadas muchos países europeos, como es el caso de España, han pasado de tener un marcado carácter agrícola y un importante porcentaje de la población activa en el sector primario, a ser economías basadas en la industria o los servicios, y en las que la actividad agraria se considera residual o minoritaria. Los profundos cambios sociales, han tenido muchas consecuencias dramáticas para el mundo rural, el peor de todos es que, ante la falta de oportunidades y de servicios de calidad que aseguren la vida de los pueblos, se ha producido un continuo, y previsiblemente irreversible, despoblamiento.

Según las estadísticas oficiales del INE, de 1970 a 2010 la aportación al PIB español del sector primario ha pasado del 11 al 2,7% (una reducción del 75%), y el empleo que este ocupaba del 30 al 4,4% (un descenso del 85%). En la actualidad el 80% de la población vive en zonas urbanas, aún y así, el medio rural abarca el 80% del territorio y no debe ser considerado como algo marginal.

evolucion-PIB-agrario-Mundoruraldigital

La actual crisis económica parece que está favoreciendo la vuelta al campo, pero la realidad es que la gran mayoría de los pueblos no volverán a vivir exclusivamente de la agricultura. Los territorios rurales necesariamente deberán ser multifuncionales, aunque la agricultura podrá mantener un papel fundamental siempre que sea competitiva a la par que sostenible. A pesar que muchas zonas tradicionalmente agrarias tienen muy pocas expectativas de viabilidad, también es cierto que hay otras zonas, y sobre todo un gran número de explotaciones agrarias que sí se han sabido adaptar a los cambios del modelo económico. Esto significa que están encontrando respuestas a las nuevas exigencias de los mercados, que han adoptado las nuevas tecnologías y sobre todo tienen un planteamiento más profesional de la actividad. Esas explotaciones sí estarán en condiciones de sobrevivir a la fuerte crisis que hoy caracteriza a la economía europea.